top of page

La magia del libro y la biblioteca

Actualizado: 24 abr 2022

Personajes, aventuras, lugares, viajes, culturas, colores, diversidad, multiplicidad, además singularidad, vidas diferentes y extrañas, otras cercanas y familiares... Todo esto lo encontramos en un #libro y ese lugar mágico que los alberga. Aquí algunas historias de libros y bibliotecas.

Trabajar en una #biblioteca y estar rodeada de #libros es una oportunidad maravillosa.

He tratado de aprovechar esa cercanía, ese acceso fácil a una colección bastante grande y variada de historias. Muchos títulos de diversidad de temas se me vienen a la cabeza, pues son ya 8 años, rodeada de libros, algunos físicos, otros digitales: "El poder del ahora", de Eckhart Tolle, "Por otro camino" de Carlos Raul Yepes, "el regreso del maestro" de Deepack Chopra, son algunos de los que he disfrutado recientemente.


Uno de esos libros prestados, con los que me he encarreté bastante hace un tiempo, sobre #divulgacióncientifica, un tema que me gusta bastante, fue "el ladrón de cerebros" del periodista español Pere Estupinyá, un recuento sobre su paso por interesantes proyectos científicos desarrollados en laboratorios de las principales universidades del #mundo. El autor comparte su experiencia en temas como neurociencia, cosmología, genética, psicología humana o cambio climático, encontrando hallazgos muy tesos y recientes, recuerdo por ejemplo un tema de física sobre el comportamiento similar de partículas a pesar de estar alejadas grandes distancias llamado entrelazamiento cuántico, como esta, hay historias de esas que le estallan a uno la cabeza, bastante insólitas, sobre nuevos e interesantes proyectos científicos.


Así mismo, han habido otros libros, bastante disfrutados, en mi relación con esta y otras #bibliotecas. Recuerdo que unos años atrás, cuando trabajé como docente, encontré en la biblioteca del colegio un #oasis, lugar genial para alejarme del bullicio, descansar, era algo así como un rincón escondido, donde encontraba #silencio y tranquilidad para recargarme: leer, pensar, escribir, planear, crear nuevas estrategias para aplicar con los chicos durante los talleres en ese otro lugar maravilloso llamado laboratorio de matemáticas.

Un momento que tengo muy presente es cuando, estando allí y habiendo tomado la decisión de cambiar de empleo, pensé que quería llegar a trabajar en un nuevo lugar que también tuviera ese "rinconcito mágico" llamado biblioteca y ¡sucedió!


Volviendo al presente, como parte de la estrategia para hacer promoción de lectura, hace un tiempo participé en un taller, donde mi amigo Diego de @teleoenvozalta, quien transmite un gran amor por los libros a través de sus #lecturas, en un excelente trabajo como facilitador

lanzó una pregunta que me impactó y me dejó pensando: ¿Cómo empezó tu relación con los libros y la lectura?

Todos quisimos contar nuestra historia. Algunos coincidíamos en que esa relación no empezó muy bien, o mejor: tuvo un periodo de oscuridad. Encontré que así como me pasó, algunas de estas personas llegaron a la lectura más cómo una imposición que como un gusto. Era común que en la etapa del colegio, sin tener un acercamiento amable con las historias y los libros "largos", sin haber adquirido el #gusto, sin vivir aún la sensación de estar atrapado por un relato, llegara el profesor de español, -seguramente con buenas intenciones-, a dejar como tarea el análisis de alguno de los libros típicos de #literatura Colombiana.


En mi caso, recuerdo algunos títulos dentro de esa colección de lecturas "obligadas": La María, la Vorágine, la rebelión de las ratas, la casa de las dos palmas y otros. "Crónica de una muerte anunciada", fue uno de esos títulos y bueno, de este en particular, tengo buenos recuerdos. Todas estas historias pueden resultar chéveres e interesantes en este momento, pero por hacer parte de ese "paquete", de lecturas obligadas resultaron asociados a una #tarea difícil, estresante, una #crónica que había que tratar de entender, analizar y resumir rápido, para poder entregar a tiempo el informe. Lo que por momentos me hizo sentir que leer no era tan bueno.


Yendo un poco más atrás en esa #relación con la lectura, en mi caso -creo que es el caso de muchos- esta empezó bien durante mi infancia, con una colección de #cuentos coloridos, una especie de revistas, libros pequeños y cortos, con portada de color amarillo. Uno de los que llega a mi memoria es "el gato con botas" por ejemplo, creo que estaba cursando apenas el grado primero, aprendiendo a leer.

Recuerdo además, que en mi casa había un libro hermoso, heredado de mis hermanas y que aún existe: "La alegría de leer" con #ilustraciones que me encantaban, una de sus historias era "La lechera" muy famosa ella, creo que fue el primer libro "grande", que leí muy entretenida.

Pienso que para todos ese acercamiento desde los cuentos, las fábulas, los relatos escuchados son un encuentro mágico que pone a volar la #imaginación. Se siembra la semilla de la creatividad, integrando la palabra escrita y hablada, asociando la lectura a múltiples gestos, voces, imágenes, personajes y paisajes que empiezan a habitar nuestra cabeza. De allí lo importante de propiciar esos espacios de lectura a los niños desde los primeros años de vida

Con esto en mente, pensaría que la ruptura se generó, al pasar abruptamente, de cuentos, e historias cortas, acompañadas de coloridas #ilustraciones, a otras mucho más densas y extensas. El asunto en mi caso, es que además había cierta dificultad en concentrarme, en seguir el hilo, pues con mis ganas de hacer muchas cosas, de moverme, me costaba quedarme quieta, lograr meterme en la historia. Además es que esos libros que yo consideraba "gordos", llegaron sin haber adquirido el #hábito de la lectura y con la presión de leer para entender, analizar los personajes y rendir cuentas, lo que no propiciaba el #disfrute, o el "leer por #placer".


Posteriormente, en los últimos años de colegio, por estar en una institución con modalidad pedagógica, la lectura migró hacia la vida y #obra de grandes personajes de la pedagogía y el desarrollo infantil, recuerdo mucho al profesor hablar de la teoría de "el niño como una tabula raza" creo que era de Jean Piaget, o de las investigaciones de Pestalozzi. Relacionado con eso, un libro que me tomó mucho tiempo y #esfuerzo, tenía un nombre como "La metodología de la investigación". Con este texto hubo momentos de tedio y aburrición, no era una historia lo que se contaba, era un ensayo, con términos desconocidos y extraños para mí, sin embargo lo asumí como un #reto, logré terminarlo y disfrutar de algún modo con ese "rigor científico".


El encarrete con los libros, el deleite con las historias, en mi caso empezó un poco tarde, ya en la época de la universidad. Recuerdo un libro que a pesar de ser técnico, sobre procesos de producción logró engancharme durante unas vacaciones: "La meta", en el que se hacía una analogía de la cadena productiva con una salida de campo de un grupo de chicos. Por otro lado, de esa época recuerdo con agrado las visitas a la #bibliotecapublicapiloto, otro de esos "rincones mágicos", que aproveché un montón, en vista de que estaba cerca a mi universidad, allí retomé la relación con la #literatura, ya con otra visión.


Un libro que disfruté enormemente de este lugar, fue "Las venas abiertas de América Latina" de Eduardo Galeano. Leyéndolo sentí que recuperé lo que no alcancé a conocer durante el colegio sobre la historia de América. Estuve muy feliz aprendiendo sobre la colonización, muchos "darme cuenta", confirmando y aterrizando algunas #ideas sobre el origen de nuestra #cultura e idiosincrasia, que se ven reflejadas en ese gran relato.

Otra gran obra que pude disfrutar de esa biblioteca fue "Cien años de soledad". Un libro polémico, lo sé, una obra de amores y odios, cómo toda la obra de Gabriel García Márquez.

Una anécdota con este, es que había momentos en que entregaba el libro y solo podía volver por él a los 15 días, por estar reservado ya. Tocaba entonces, devolverme luego en la lectura. Ya de por sí la historia es un poco enredada, había que echar mano de #papel y lápiz para hacer el gráfico del árbol genealógico, y así tener claro de cuál de los Aurelianos se hablaba.


Relacionado con esto, hace poco escuché una charla genial del escritor Mario Mendoza que decía:

"Estar atrapado en una historia implica quedarse quieto, no pararse de la silla, no irse a comer, a mirar el celular, sentir que vale la pena esa inversión de tiempo", menciona que García Márquez hablaba de un "ritmo que atrapa al lector", y desde mi punto de vista él lo lograba con sus historias.

Sobre Mario Mendoza, no he tenido aún la oportunidad de leer su obra, sin embargo escuchando algunas de sus entrevistas -otra forma excelente de leer y aprender-, lo percibo como un escritor bastante apasionado por su trabajo, que dice haberse dejado envolver por el delirio de la literatura y encontrar allí "el #sentido profundo de la vida". Inspirado e inspirador, una persona con una historia de vida intrincada y cautivadora, por ejemplo en su cercanía con Campo Elías, protagonista del libro Satanás: "héroe de la guerra de Vietnam, quien inicia su particular descenso a los infiernos obsesionado por la dualidad entre el bien y el mal, entre Jekyll y Hyde, y se convertirá en un ángel exterminador."


De esa época en la universidad, otro autor con el que me sentí fascinada y enganchada fue Richard Back, con "Juan Salvador Gaviota" inicialmente y luego con "Un puente hacia el infinito", al cual llegué por recomendación de una amiga y me encantó. Adicionalmente recuerdo durante los cursos de inglés, la influencia de Saray, una profesora y amiga especial, enamorada de los textos de Edgar Alan Poe. Ella nos transmitió el amor por sus cuentos de terror y suspenso, despertando además el interés por el escritor, ese #personaje sombrío, oscuro, con gran atracción por la #muerte, con una vida tormentosa y difícil, pero también inspirada por el amor, escribiendo bellos poemas a su enamorada: Annabel Lee.


Recordando esto y volviendo a lecturas más recientes, descubro que he encontrado gran fascinación en conocer, en seguir las vidas de otras personas a través de sus #biografías. Una de esas vidas encantadoras está en el libro "La rueda de la vida" de Elízabeth Kubler Ross: psiquiatra Polaca, una vida con numerosas aventuras, afrontando momentos históricos trascendentales como la segunda guerra mundial. Ella cuenta las duras circunstancias vividas como voluntaria, atendiendo heridos, en ocasiones casi moribundos, durante y después de los enfrentamientos de guerra. Situaciones demasiado conmovedoras que yo aspiraría a no tener que afrontar, sin embargo, llegué a conectarme con esa #realidad, a través de una excelente #narrativa, sintiendo que logré transportarme allí, que quedan #aprendizajes, otras visiones de la vida, la muerte y del momento presente.

Cómo bien lo dice Mario Mendoza en sus intervenciones: "quien no lee vive una vida, que se repite sin cesar, quien lee tiene la posibilidad de vivir muchas vidas".

Otra historia genial, está vez en un #librodigital -sin ser mi formato preferido, ya que amo el papel para leer y escribir- que logró también atraparme fue "Mientras escribo", incluido en la colección Overdrive.

Un libro autobiográfico de Stephen king, escritor norteamericano con una gran cantidad de libros publicados. En este, él cuenta cómo, por una enfermedad sufrida durante su #infancia, teniendo que pasar mucho tiempo por fuera de la escuela, hospitalizado en algunos periodos o en casa encerrado, se hizo un gran #lector y además un #escritor prolífico a temprana edad. Una de esas anécdotas que recuerdo es que siendo aún un niño, "escribió" un cuento -bueno realmente lo transcribió-, entregándolo luego a su madre con gran ilusión, ella no lo podía creer, pero sintió gran decepción al saber que el cuento había sido copiado. El asunto era una confusión del chico acerca del acto de "escribir" que no lo relacionaba con "ser el autor de", asumido así por su mamá sin preguntarle, el niño inocentemente lo "escribió" aunque fuera de muestra. En ese momento y a pesar de su corta edad, Stephen se prometió escribir un cuento de su autoría para ella.

Mi recomendado

Una biblioteca digital interesante para explorar y disfrutar libros digitales es Overdrive en https://www.overdrive.com/ con opción de descargar la aplicación. Por otro lado, si te gusta escuchar historias chéveres, como cuentos y otros, seguir a @teleoenvozalta acá el video de "Tito y Pepita de Amalia Low, Ediciones B"

El año pasado, a raíz del cambio repentino en el tren de vida, llegó el trabajo en casa, lo cual para mí favoreció la #lectura, aunque en un principio llegué a extrañar los trayectos recorridos en metro cada día, que aprovechaba para leer. Después de acoplarme a la nueva realidad, vi una excelente oportunidad para explorar algunos títulos interesantes de desarrollo personal: "Usted puede sanar su vida" de Louse Hay, o "Qué harías si no tuvieras miedo" de Borja Villaseca. Un par de textos que cuentan historias, pero además proponen un #cambio de #hábitos y principalmente, una transformación de las creencias con que estamos "programados". Poder hacernos responsables y creadores de nuestra realidad desde el autoconocimiento, además desde la aceptación, incluso de aquello que no nos gusta de nosotros o del entorno que nos rodea, evitando el rechazo. Realizando un trabajo interior que permite #fluir, para establecer relaciones sanas con todo, sin tener "luchar" arduamente cada día, vivir tranquilamente desde la compasión, generando gran conexión, la energía para desarrollar y compartir o un #propósito, ese "sentido profundo de la vida".

Por otro lado, decidí "arriesgarme" con algunos libros de la tradición del #yoga, a los que me acerqué un poco prevenida, pues los asociaba con cierta religiosidad, además, temía no entender mucho por la gran cantidad de términos en sánscrito, que son comunes en la filosofía de los Vedas. La experiencia de abrirme a lo nuevo y derrumbar temores o creencias infundidas fue un reto genial.

Actualmente sigo enganchada con el tema, en este momento con el Bhagavad Guita, en una lectura colectiva que permite escuchar, expresar y #compartir con otros la visión personal de esta historia, el mensaje que llega con cada nuevo capítulo, en una invitación del Semillero de yoga de la UdeA, coordinado por el profesor Esteban Augusto @Estebananda. Una experiencia que permite además, integrar estas enseñanzas a una práctica matutina de #respiración, conexión y trabajo interior muy gratificante, que genera calma, que propicia recargarnos de energía, de #buenavibra en comunidad, muy conveniente en estos tiempos de angustia, e incluso de pánico colectivo.


Ahora, sobre el tema de cómo adquirir el hábito de leer, creo que habría mucha tela por cortar, y sobre poder transmitirlo a otras personas cercanas: hijos, hermanos, padres, creo que hay allí un gran reto, para el cual, un primer paso es leer nosotros, dar #ejemplo, que indudablemente, no es una forma más de enseñar, ¡es la única!

Justo sobre este y otros temas como: la historia de la palabra escrita, del libro y las bibliotecas, su importancia e influencia en la sociedad, tuve precisamente una charla interesante que recomiendo escuchar en el programa radial de nuestra #BibliotecaEPM: #radioeureka, que se emite por radio Bolivariana y a través de la plataforma Spotify.

Es innegable que ahora encontramos otras formas de leer, un gran abanico de opciones, nuevos formatos como los audiolibros o los podcast, que se han convertido en tendencia, siguiendo no solo la #palabra escrita sino también la hablada, como lo dice uno de los invitados: Se trata de volver a lo simple, a las historias contadas por ejemplo por abuelos, que logran perpetuar tradiciones y sobre todo permiten conocer y conectarnos como #humanidad con otras épocas, lugares y personas.

Después de todos estos relatos, la invitación final es a dejarse enganchar por una historia, empezar a acercarse a esos "rincones mágicos" y maravillosos que son las bibliotecas, para hojear, para animarse a explorar en libros, revistas, periódicos, documentales o películas, historias interesantes que nos puedan llegar.

Incluso aprovechando la gran oferta de información digital, permitirnos #elegir lo que consumimos, seleccionar un tema que nos interese, para conocer artículos, sitios web y personas interesantes que publiquen sobre él, además, ensayar a leer un libro digital o un audiolibro en una aplicación como Overdrive.


Correr el riesgo de adentrarse en otras vidas, visitar otros lugares, viajar, salir de lo cotidiano, afrontar situaciones que posiblemente no lleguemos a vivir en la realidad, sin embargo sentir con el personaje, reir, llorar, enamorarse nuevamente, miles de vivencias en un artefacto genial: un libro, uno de los mejores inventos de la humanidad

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page