top of page

Pequeños rituales que alegran la vida


"Busca el camino de la consciencia del instante presente y mantente en su sendero con profunda coherencia, porque el asunto no es de apresar el conocimiento de la Vida, sino más bien de experimentarla en cada ínfimo segundo, porque ahí en lo diminuto, en lo simple y en lo efímero se resguarda el secreto de la eternidad”. (Esteban Augusto)

Contemplar el #cielo, un amanecer, un atardecer, el sol o la lluvia.

Caminar descalzo en casa, aún más si es sobre el prado, una manguita, en contacto directo con la #tierra.

Rodearse de árboles, escuchar el canto de los pájaros, los sonidos de la #naturaleza, adentrarse en un bosque si es posible.

Cuidar una planta, jardiniar y meter las manos en la tierra.

Salir de paseo en compañía de nuestro amigo #animal, disfrutar su presencia.

Jugar con el niño más cercano o simplemente sentarse cerca, escucharlo.

Tomar el sol como las #plantas, recibir su luz, su energía. Y así también, disfrutar la #lluvia, el frío y el viento.

Hacer una pausa para agradecer cada inicio y cada cierre, en la mañana y en la noche por ejemplo.

Mover el #cuerpo, cuidarlo, agradecerle y consentirlo.

Darnos permiso para #sentir, escuchar el cuerpo, poder sentir para sanar algún síntoma y si es necesario buscar un guía que nos ayude.

Preparar nuestros alimentos, disfrutarlos, compartirlos y si hay #compañía, mejor.

Hacer el batido o esa receta diferente, empezar a integrar hoy #hábitossaludables que tenemos en mente y a veces postergamos, por el afán.

Cerrar conscientemente lo que sentimos debe ser concluido, aplica para #relaciones, conversaciones, tareas del hogar y del trabajo principalmente.

Destinar un #tiempo para la pausa, para el #ocio, darnos permiso para "dejar de hacer".

Tener un espacio y un momento del día en soledad, en #quietud, para ser el #observador silencioso de los pensamientos.

Regalar #perdón cuando nos sintamos ofendidos, soltar y dejar ir con amor "errores" del pasado, tanto propios como de otros.

Escribir para descargarnos, liberar pensamientos y emociones.

Escribir #cartas para soltar y despedir con amor personas o eventos del pasado.

Expresarnos con libertad sobre una dolencia, incomodidad lo #malestar, con la persona y en el momento indicado.

Emprender esa conversación incómoda, decir NO. Poner #límites de forma amorosa y clara, en diferentes entornos: amigos, familia, pareja, trabajo.

Practicar la #comunicaciónasertiva siempre, la escucha activa, evitando intervenir de más, un "cómo puedo ayudar" a veces es la mejor respuesta.

Disfrutar una #conversación o la sola presencia de alguien cercano.

Planear algo que quieras que pase, imaginarlo, soñarlo y emprender una pequeña primera acción para llevarlo a cabo.

Planear en la noche acciones a realizar al día siguiente y establecer un momento para hacerlas, sin son muchas, hacer una lista y priorizar las más importantes.

Transformar el "tengo que hacer", en "quiero hacer".

Tratar bien todo, practicar #dulzura y compasión por todos los seres vivos que nos rodean, empezando por nosotros mismos.

Encender un fuego, una vela dispuestos a recibir su #luz, especialmente cuando necesitemos transformar, dispuestos a iluminar la #oscuridad presente en todos, conectados con la fuente, esa #energíasutil.


Principalmente en momentos de dificultad, cuando perdemos el norte y sentimos que los días se repiten "sin sentido", estas son opciones de #instantes simples, en los que podemos cambiar la perspectiva. Pequeñas acciones, que pueden hacer la diferencia, aún mas que la acción, podemos ser conscientes de la #intención que nos lleva a realizarlas.

Actividades del día a día, como levantarnos de la cama agradecidos por la noche de descanso, preparar el desayuno, pueden convertirse en pequeños rituales. Incluso salir a mercar pueden serlo, si somos conscientes por ejemplo de que podemos elegir qué comprar y dónde.

Reconociendo y agradeciendo la existencia de esos #alimentos, la tierra donde nacen, quienes los cultivan, los empacan y transportan, para que lleguen a nosotros en abundancia y variedad, sabiendo que tenemos los recursos para adquirirlos.

Saber que tenemos la #libertad para salir de casa tranquilamente, o incluso quedarnos en ella. Que tenemos un lugar, un refugio que nos protege, en días lluviosos, con climas adversos y extremos. Una cama caliente dónde pasar la noche. Una ducha, para disfrutar el #agua que cae del cielo, cual cascada moja nuestro cuerpo, nos limpia, purifica y refresca, cada día si así lo queremos.


A veces la consciencia de ese hogar, con sus comodidades, llega después de perderlo. Sucede igual con lo que nos rodea y se vuelve "paisaje". Valorar la existencia de las experiencias simples que vivimos, en ocasiones llega luego de un evento doloroso o una pérdida. Pero podemos elegir darles ese #valor, hoy.


Actos sencillos como hacer un trámite, reclamar medicamentos, ir a la EPS, o a uno de esos lugares que solemos visitar por obligación, puede verse de una forma diferente.

Tener otra visión, implica conectar una acción aparentemente aburrida, con un #propósito que va más allá, cómo cuidar y proteger esa persona que requiere la cita o el medicamento, aún más si soy yo misma.


Hacer de cada día algo #sagrado, cada acto, cada encuentro, cada conversación, hace que podamos cambiar la perspectiva de lo rutinario, lo que hacemos "siempre", desde la gratitud.

Ser conscientes en cada acción que emprendemos, de lo que hacemos y porqué, conectando con un propósito superior, ayuda a dejar de lado el piloto automático que dirige nuestra vida por momentos.
"la magia existe, está presente en todo y en todos, hay quienes deciden verla y quiénes no" Le escuché una vez a un gran maestro. 

Una forma de manifestar esa #magia, de hacerla evidente en nuestra vida es integrar pequeños #rituales, en el sentido de conexión y presencia total, despojando el término de su carga religiosa o pagana. Poder integrar la atención, la energía en cada espacio, cada momento de Vida experimentado.




Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page